Aquellas BMW R50 un ensueño compradas como chatarra. Por Pepe Morales

Historias / hace 264 dias

En las postrimerías de los 70 y principios de los 80, los eternos aficionados a los hierros clásicos, teníamos dos referentes, uno de ellos en El Toril, sito en Carrizal de Ingenio, donde el amigo Blas Eulogio radicaba su Agencia Oficial Derbi y en realidad atendía a cualquier cliente motorizado, en sapientes consejos mecánicos, sin prisas, lo que hoy en día se llama multimarca. Su tarjeta la guardo como un tesoro.

 

El otro al que acudíamos era Francisco Petronilo, conocido insularmente como “El Leonés”, importó las técnicas del ciclismo de carreras, fomentando la afición, incluso alquilaba bicicletas, imaginen qué tiempos aquellos, en la tienda te atendía un solícito Guillén.

 

A la par que aumentaba la prosperidad, se pasó a las motos tipo “Licencia Municipal”, siendo mayoritarios los ciclomotores españoles, aquellos con los engorrosos pedales practicables.

 

Y en esto, llegó el tema que nos ocupa: Las BMW R-50, pertenecientes a la Guardia Civil de Tráfico, que tras prestar servicios muchos años, pasaban a subasta, tramitándose por la Junta de Clasificación y Venta de Material Automóvil; por aquel entonces, el Capitán D. Antonio Gil Suero como Secretario de la citada Junta y Presidente el Excmo. Sr. D. Juan Gema Rojas.

 

Figuraba la adjudicación como CHATARRA, la cantidad de pesetas a pagar, número de lote y, lo más importante para nosotros, las características de la moto: clase, marca, modelo, número de motor y bastidor, año de fabricación y fecha en que fue adquirida por el Cuerpo, junto al facsímil del número del bastidor (conocido coloquialmente como la “huella”).

 

Con este Certificado de Adjudicación, unido a la foto, en blanco y negro por supuesto, siendo visible la matrícula PGC-0927-J, empezabas los engorrosos trámites para lograr matricular tu BMW R-50, comenzando con la declaración-Liquidación del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, que en nuestro caso fueron 400 pesetas con el valor de 1989.

 

Conseguir que te sellaran la Ficha Reducida en el Servicio Oficial BMW era toda una odisea interminable.

 

Las tasas en la Jefatura Provincial de Tráfico suponían el importe de 2.700 pesetas.

 

Larga espera de la documentación emitida por el Servicio de Notificaciones con Acuse de Recibo, en aquellos sobres de la Consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias.

 

Fabricadas en 1962 en exclusiva para los cuerpos policiales de medio mundo, pasaron a una vida más reposada en 1979, ambas matriculadas en Gran Canaria, en placas correlativas.

 

¿A qué esta historia te es familiar? Se agradece compartir tus vivencias en este sentido. Tienes mucho que contarnos.

 

Los últimos guantes que compré con el emblema oficial BMW son Made in Vietnam. 

 

Nos quedamos con los hierros viejos Made in Germany.

 

Pepe Morales

 

¿Sabías qué?

Una pasión por el "hierro" que algunos tuvimos la suerte de heredar de nuestros abuelos.