Lo llevo en la piel porque soy único, soy rebelde... ¡soy motero!

Sobre la piel / hace 1461 dias

Si analizásemos la personalidad de todas las personas que van tatuadas veríamos que esas marcas sobre la piel esconden múltiples significaciones, desde conflictos emocionales, su relación con el dolor, el erotismo y el duelo; o la necesidad de reafirmar esa individualidad que va en el ADN de los apasionados por las motos, entre los que cada día hay más mujeres.

 

En el año 2012 se realizó un estudio sobre personalidad y tatuajes en el que se comparó a personas tatuadas con no tatuadas y a una de las conclusiones a las que se llegó fue que los primeros (los tatuados) solían puntuar más alto en rasgos de extroversión y mostraban una necesidad de singularidad, caractarísticas habituales de moteras y moteros que se sienten atraidos/as por la atracción que despierta el body art.

 

“Mi cuerpo es mi diario y mis tatuajes son mi historia” (Johnny Depp)

 

Dependiendo del sexo, cambia el lugar habitual del cuerpo sobre el que hacerse el tatuaje, algo que quizá tenga que ver con el mapa erótico del cuerpo. Los hombre suelen elegir los brazos, habitualmente musculosos para dar esa impresión de tipo rudo y sexy. Por su parte las mujeres se decantan por los hombros, la nuca o la parte superior de los glúteos. Además suelen hacerse dibujos más elegantes y ligeros que los hombres.

 

¿Sabías qué?

Un salto hacia el lado derecho de nuestro cerebro, el de la emoción, dejando el izquierdo, el racional.