CRD 131, así es la última creación de Cafe Racer Dreams

Preparaciones / hace 70 dias

Cafe Racer Dreams, la prestigiosa marca madrileña que customiza motos, acaba de lanzar al mercado la CRD 131, una monoplaza en la que convergen el estilo cafe racer que sin duda les caracteriza, con la estética scrambler, logrando dar como resultado una pieza única, no apta eso sí, para supersticiosos que no quieran llevar el número 13 en su depósito

 

Para esta moto, al igual que para todas las que realiza CRD y como marca de la casa, han sido utilizadas una gran cantidad de piezas artesanales, que han sabido adaptarse a la perfección a la tecnología avanzada que la moto posee, convirtiéndola en una auténtica maravilla que entra por los ojos.

 

En CRD prima el trato cercano y directo con los clientes, que se ven involucrados en un proceso de creación de una nueva moto: la moto de sus sueños.

 

 

Antes de iniciar el trabajo en el taller, el cliente se reúne con los diseñadores para hacer las modificaciones y sugerencias que considere oportunas. Aunque se conserven elementos originales, la moto siempre se desmonta por completo, se revisan todas las piezas y se cambia su sistema eléctrico.

 

Actualmente, y coincidiendo con su expansión internacional en la que sus motos traspasan cada vez más las fronteras, Cafe Racer Dreams ofrece la posibilidad de adquirir alguno de los modelos que tiene a la venta para agilizar el proceso y reducir los tiempos de espera.

 

 

La pasión por las CRD une a personas de todo tipo, y no es de extrañar que se encuentren entre sus compradores, famosos empresarios, artistas, actores o deportistas que han sucumbido sin duda a los encantos de estas joyas del asfalto. Díganselo sino al exfutbolista David Beckam, que para grabar un anuncio de la firma de cosméticos Biotherm, pidió explícitamente una Cafe Racer Dreams.

 

Cafe Racer Dreams tiene un showroom en Madrid donde se reúnen los amantes del mundo del motor para apreciar de cerca cada pieza con todos sus detalles, tanto en las formas, como en sus conceptos. Se puede visitar bajo cita previa.

 

¿Sabías qué?

Un salto hacia el lado derecho de nuestro cerebro, el de la emoción, dejando el izquierdo, el racional.