Paco Saturno y su Matchless, aquellos motoristas alérgicos al casco

Historias / hace 187 dias

No todos los días se encuentra uno con un Viejas Glorias de los que inventaron las carreras; Don Francisco Saturno. Es un señor de 83 años que, por esas casualidades de la vida, nos encontramos y empatizamos rapidamente. Fue una charla amena y exquisita y el nexo en común evidentemente fueron las motos y sus pasiones

 

Mi tierra Murcia, era tierra de motoristas, decía. Mi padre era médico practicante y tuvo varias: MV Augusta, Guzzzi, Sanglas y una Vespa. La usaba para atender los enfermos en los pueblos, moviéndose de aquí para allá. Quizás de ahí me vino la pasión por las motos.

 

Nací en 1935 y con 15 años ya montaba en moto. A los 17 años, un señor de la huerta que manejaba negocios frutícolas con los ingleses y tenía mucho dinero, me llamó y prestó una Machtless 500. que adquirió como intercambio comercial. ¡Preciosa! Como no la usaba, por que no era buen motorista, quería que corrieracon ella, en las carreras de las fiestas de los pueblos. Estuve tres años, entusiasmado corriendo por toda la región. Era increible. Éramos héroes a los ojos de la gente.

 

Recuerdo una carrera en Almería, que saliendo de una curva para enfilar recta, a alguien de la organización se le olvidó quitar las cadenas de la barrera del paso a nivel.  Me las comí con papas. ¡Reía! ¡Vaya talegazo me llevé! ¡Quien iba a pensar semejante olvido!

 

La Machtlesss era una moto impresionante. Tengo grandes recuerdos de la época.

 

Luego tuve varias motos más. A mediados de los sesenta me vine para Las Palmas y aquí llevo 55 años. Le compre una Honda CB 500 al Hindú de Maya... ¡Qué maravilla de moto! Luego tuve una Vespa y la última fue una Suzuki 650 que, curiosamente a finales de los setenta, cuando comenzó la prohibición de circular sin casco, decidí dejar de montar en moto. ¡Las quité! No iba conmigo aquello del casco yo iba tranquilo de paseo; no de carreras.

 

El ratito dió para mucho, por una vez no miramos los móviles para hablar con otros. La experiencia de hablar en primera persona con alguien que amaba las motos y que inició la andaduras de los aficionados a las carreras en España, me pareció sensacional. Ese sentimiento de conexión con las Viejas Glorias. ¡Qué extraña pasión de verdad!

 

Quedamos con la sensación de haber corrido juntos, paseado juntos en moto y haber atravesado el tiempo con la imaginación haciendo un regreso al futuro inmediato.

 

Gran tipo Paco Saturno. ¿Sabe usted que tiene apellido de Bultaco? Rio por la relación y me empezó a contar otra historia, la de su apellido. Era italiano y se fué a sudamérica, sus abuelos lo trajeron de nuevo a España, aunque me comenta que en su pueblo le criticaban por lo "bajini" diciendo que no existía Saturno como apellido, que era Gatuzno. ¡Estas envidias de pueblo!

¿Sabías qué?

Un salto hacia el lado derecho de nuestro cerebro, el de la emoción, dejando el izquierdo, el racional.