La moto con más historia de España es la Montesa Cota

Historias / hace 53 dias

Montesa es el único fabricante nacional que mantiene su cadena de producción en activo desde 1945, y la Cota se ha convertido en su modelo emblemático. Medio siglo después, la Montesa Cota es la moto más longeva y exitosa de la historia de España y se han fabricado 160.000 unidades.

 

Montesa celebra por todo lo alto las bodas de oro de su modelo emblemático, la Cota. Y no es para menos, porque se trata del modelo más longevo y exitoso de la historia de la industria motociclista nacional. La industria de la moto en España disfrutó de una etapa gloriosa y brillante que ya forma parte del pasado.

 

El único fabricante que ha resistido el paso de los años ha sido precisamente Montesa, cuya factoría se ha mantenido activa desde 1945. Fue la única de las grandes marcas que sobrevivió a la crisis de finales de los años setenta, y gracias a su óptimo planteamiento industrial Honda encontró en ella al socio idóneo para introducirse en nuestro país en 1983.

 

En la actualidad, la producción de Montesa ha quedado reducida a un solo modelo, la Cota, una moto de trial que a lo largo de 50 años ha ido evolucionando y adaptándose a los tiempos. El trial es una especialidad minoritaria, pero el dominio que ejerce Montesa, impulsada por los éxitos del pluricampeón Toni Bou, dominador absoluto de la especialidad desde 2007, permiten que Montesa siga disfrutando de un reconocido prestigio.

 

Aprovechando que se cumplen 50 años del lanzamiento de la Cota, Montesa-Honda lo ha celebrado con una versión especial de edición limitada de la que solo se van a realizar 50 unidades. A lo largo de su historia, Montesa ha producido 160.000 unidades de su Cota en 43 versiones diferentes, desde la primera Cota 247, desarrollada por Pere Pi, uno de los pioneros del trial en nuestro país, hasta la actual Cota 4RT, con tecnología de vanguardia y motor de cuatro tiempos que sirve de base para los éxitos de Bou en el Mundial.

 

La producción de la Cota ha representado un tercio del volumen total de motos fabricadas por Montesa a lo largo de su historia, que ha estado cerca del medio millón de unidades. Puede parecer poco, pero en realidad es una cifra elevada dada la limitada capacidad de la industria nacional. Como referencia, en el año de máxima producción, 1978, Montesa fabricó 22.000 motos.

 

La creación de la sociedad Montesa-Honda en 1986 permitió la supervivencia de Montesa como marca, aunque solo fabrica la Cota. Pero gracias a ese acuerdo, la marca se conserva activa. El resto de los fabricantes nacionales, pioneros como OSSA, Derbi o Bultaco, han desaparecido, y de las marcas con historia, Rieju es la única que sigue activa, aunque con una producción muy básica.

 

Montesa-Honda quiso celebrar por todo lo alto estos 50 años de la Cota, un acontecimiento que viene a ser una celebración de la propia marca en sí misma y un motivo para felicitar a la empresa por prestar atención a algo tan importante como la cultura motociclista y la cultura industrial, un patrimonio que poco a poco se está perdiendo y que solo algunos fabricantes, como Montesa, saben defender.

 

Al evento conmemorativo acudieron diferentes personas que han tenido especial relevancia en estos 50 años de la Montesa Cota. No pudo faltar su primer piloto y desarrollador, Pere Pi, múltiple campeón de España en diferentes especialidades, que aportó una serie de ideas innovadoras en su momento al crear la Cota 247, la primera de la saga. Con la Cota se emplearon por primera vez en las motos las estriberas abatibles, y Pi fue el primero al que se le ocurrió poner un tubo de respiradero en el depósito de combustible. Desde aquel primer prototipo de competición, la Cota fue evolucionando en formas y cilindrada, desde las más potentes de carreras a las pequeñas Cota 25 y 49, pensadas para niños.

 

“La Cota no sólo era una moto de trial, se usaba para todo. Era bonita, era cómoda. Tenía un diseño guapo”, remarca con emoción Pi. “¡Y cinco velocidades!”, insiste destacando esa cualidad en una época de motos de cuatro marchas. Eso propició que el fenómeno Cota se extendiera más allá del trial, haciendo de ella una moto habitual en el día a día. “Usar una moto de trial por la ciudad era un disparate, pero es que no había nada más”, indicó Joan Cañellas, director general de Montesa de 1977 a 1986 y presidente de Montesa-Honda de 1986 a 2002.

 

La exportación fue otro de los éxitos de Montesa y su Cota. Desde el primer momento tuvo una excelente acogida fuera de España. La Cota 247 de 1968 tuvo una producción de 300 unidades, de las cuales solo 20 quedaron en España. Al año siguiente se produjeron mil, pero sólo 300 se destinaron al mercado nacional. Montesa, como los grandes productores nacionales, tuvieron en la exportación el principal mercado para sus motos, especialmente a Estados Unidos.

 

Pero Montesa supo diversificar sus mercados y eso ayudó a su supervivencia. "La clave fue pasar de tener un 50 % de la exportación destinada a Estados Unidos, a hacerlo en más países y reducir el porcentaje de presencia en Norteamérica", remarcaba Cañellas. "Eso retrasó en Montesa el daño que padeció el resto de la industria española a finales de los años setenta”. De las grandes marcas solo sobrevivió Montesa, que, con el respaldo de Honda, sigue adelante. Y con la Cota como modelo de referencia 50 años después.

¿Sabías qué?

Esencia de la moto: Olvidarse del fanatismo por lo innecesario que nos hace perder la verdadera sensación de libertad.