Garajes Canarios 12: Saturnino Perera, el abuelo Nino

Garajes / hace 194 dias

Pocas veces tenemos la suerte de conocer en integridad una familia trialera en canarias, tal vez porque, al ser una modalidad deportiva minoritaria, aunque no exenta de historias y competiciones se quede en un casillero menor.

 

Nino Perera, aún recuerda con cariño aquel primer trial en la Montaña de los chorros, hace 50 años, -Firgas- donde descubrió lo que era capaz de hacer una moto de trial, fue un flechazo de amor y un reto emocionante; poder pasar por las laderas subido en la moto, entonces no dudó, en ir a comprar una moto de Cross, hasta que se enteró que esa modalidad de la que se había enamorado tenía nombre propio, era el trial.

 

Aquellos emergentes años setenta de la moto de campo en España, dio para mucho, enganchó a multitud de jóvenes que como Nino habían descubierto una nueva modalidad deportiva con la que fusionarse a la perfección. Las competiciones fueron en auge, las marcas luchaban por colocar sus motos de campo, en el emergente mercado y el escaparate deportivo venía a cubrir el reto de esas apuestas.

 

 

Compitió con varias marcas, aunque siempre tubo especial devoción por Bultaco Sherpa, de la que llegó a ser piloto oficial de Salón Mercurio, a través de D. Alvaro Padrón donde en las promociones internas de pilotos de la marca, se ganaban el manillar de una nueva montura al siguiente año de competición, otras joyas de las que no olvida su memoria, Yamaha Majesty 250, Fantic, varios modelos que disfrutamos en el vídeo, y acabó la competición con Gas Gas.

 

Pero Nino siempre ha sido un excelente maestro del trial, un fiel consejero de las nuevas generaciones a las que le ha inculcado los valores básicos de un deporte sencillo, de una magia y habilidad increíble. En la familia todos son trialeros, sus hijos y sus nietos, de los que siente especial dedicación y orgullo. Ha fundado el “Team Perera”, una especie de equipo de familia trialero al completo, desde el abuelo, hasta el más pequeño de los nietos. Pasando por las nueras, la matriarca de la familia, Margarita y sus allegados. Todos con el trial, con el abuelo y con su espiritu generoso para el deporte de la moto.

 

 

No podemos olvidar dos de sus especiales trofeos o logros. Primero ser campeón de la primera copa de España de Aficionados al trial en clásicas, en el año 2000. Y fabricarse una moto clásica a la medida de las necesidades actuales, con Ingeniería doméstica, pasión artesana y tiempo de dedicación en el garaje de sus sueños. La PER, vió la luz y luce esencia trialera clásica, como una obra de arte actualizada al concepto. Disfrutemos del vídeo y de las aclaraciones del maestro trialero que el tiempo mantiene fiel a sus principios

 

Grande Nino Perera y su entrañable familia.

 

¿Sabías qué?

Los tatuajes identifican a muchos moteros con su marca o con su sana pretensión de ser diferente.