Garajes Canarias 8: Colección de Kiko Miranda, a las faldas de Bandama

Garajes / hace 272 dias

De entrada, debemos hacer una puntualización sobre la expresión "Jarcas de motoristas", que viene de los años 60/70, cuando el fenómeno Derbi y Angel Nieto, comenzaron a hacer furor con aquellos 3 marchas primarios. "El motor de hoyo", como se le conocía entre el argot motorista. Y es que venía de la cubeta rebajada en la parte alta de las tapas del motor, para acceder el tubo admisión del carburador al pequeño cilindro.

 

Nuestro anfitrión de hoy es un clásico de aquellas primeras "Jarcas de Motoristas". Una generación nacida entre 1945-1955. Ellos vivieron el fenómeno expansivo del motorista rural, como único medio de transporte viable.

 

Kiko Miranda, de la familia de Los Hoyos, a la falda del gigante volcán de Bandama, se crió entre la ceniza volcánica y los lagares antiguos de la cultura anglosajona. Corrió primero por las piconeras, probando equilibrio en las primeras motillas, hasta que decidió coger el timón de su vida e irse a la isla de La Palma a trabajar en la construcción del aeropuerto, en Mazo. Allí dió el salto motorista y adquirio una hermosa Vespa que le robo su amor por las motos.

 

 

El día que, vestido de etiqueta para ir a la boda de su cuñado a Tenteniguada, se dió un talegazo en la Vespa Primavera, en la curva de Miguelito el panadero, por culpa de un pasajero que recogió en Jinamar, "un malamañao montando de paquete", aprendió las artes y las sorpresas de la crítica conducción en Vespa.

 

Kiko fue emprendedor en su vida laboral y a partir de sus cincuenta años comenzó a coleccionar motos, coches, camiones, tractores y en definitiva, todo lo que inspiraba antigüedad en un círculo de amigos cazadores de lo clásico y antiguo. Estaba bien contaminado en las artes de salvaguardar el patrimonio.

 

Hoy hemos querido acercarnos a su garaje canario, para ver sus motos y charlar un ratito con sus recuerdos. Todos debemos agradecer que existan personas con amor por la conservación y el culto a las dos ruedas. Guardamos, por lo tanto, este documento videografico para seguir entendiendo la historia y sus labradores.

 

Feli Santana

¿Sabías qué?

El olor a gasolina y goma quemada ya no es lo que despierta los sentidos de los que se sienten atraídos por el mundo de la moto.