Tras El Pino, Teror se prepara para la Gran fiesta Viejas Glorias

Cultural / hace 91 dias

Avanzado los últimos soles de un verano para olvidar, llegan los días de preparativos y renovadas ilusiones para el otoño de las Viejas Glorias. No es por casualidad que apresuremos el paso, las charlas y los deseos, para que nuestro encuentro anual recobre la ilusión y la vitalidad. Año tras año y cita a cita, nos sentimos sacudidos por las dudas de las infraestructuras, de los detalles, de seguir contagiando a los amigos de las motos…

 

Y agilizamos las llamadas y las reuniones, para atar tantas cosas que deseamos resolver como pensamos hacer. Y comienza la actividad interna de cada colectivo, con el "qué hacemos", "qué llevamos". Está claro que siempre nos sacudimos con las cosas que nos gustan, pues llevamos compartiendo a lo largo de 27 años, la misma sintonía por las motos, una pasión que se ha enraizado y que empieza a formar parte de los genes de las últimas generaciones. Nos reconforta el hecho de saber que se van produciendo relevos y fijando la continuidad. Y es que el tiempo que todo lo puede y todo lo cura, deja las marcas en sus vestigios, en sus adornos, en sus cultos…

 

Viejas Glorias pasa a ser una sonrisa de complicidad, con los amigos que viven con intensidad esta entrañable fiesta de las motos en Canarias. Decir Viejas Glorias ya simboliza, y ha curtido la cultura y elaboración de aquellos a estos tiempos, de aquellas viejas y olvidadas motos, a estas restauradas joyas. Eso ha sido el mejor regalo para los miles de pasionales, que han amado el motociclismo y esmerado su recuperación, encontrando en muchos casos, un retiro espiritual con la elaboración y disfrute de sus recuerdos.

 

Por todos ellos, quizás el evento tenga sentido y se mantenga fiel a los avatares del motociclismo, a la comprensión de todos los adeptos, al disfrute de todas sus lecturas y a la revolución constante de sus contenidos. Es un espíritu vivo y activo, que se relaja, se intensifica, desaparece y reaparece con nuevas energías. Entusiasma y despierta a los más rezagados, convirtiendo la cita en un vivero de amigos; unos encuentran lo que buscan, otros se decepcionan del contenido, bastantes recuperan la sonrisa, muchos comparten la alegría, y es su largo recorrido el que avala su existencia.

 

 

Del 8 al 10 de noviembre, tenemos una cita deseada, en un escenario único en Canarias, dónde nunca antes había estado. Teror y el significado en las tradiciones religiosas y costumbristas de la tierra, nos dan la mano y amparan la fiesta canaria de las motos, con muchos invitados, cantidad de contenidos, excelente madurez y deseos de compartir la fiesta Viejas Glorias.

 

Te lo iremos contando poquito a poco desde la tribuna de gradas. Espero que encuentres razones para compartir tus pasiones.

 

Teror se engalana con sus mejores embajadores.

 

Arranca de nuevo la ilusión por las motos, de ayer, hoy y siempre…

 

Feli Santana

¿Sabías qué?

El olor a gasolina y goma quemada ya no es lo que despierta los sentidos de los que se sienten atraídos por el mundo de la moto.