Salí a recorrer el mundo con 2.000 dólares y mucha inconsciencia

Cultural / hace 2373 dias

Gabriel Vissio ha sido la estrella invitada en el primer Coloquio sobre Grandes Viajes en Moto organizado por ADN Original, un nuevo espacio online que quiere recuperar la auténtica Cultura de La Moto y que en esta ocasión ha querido traer a escena el síndrome de “Iron Butt”, o lo que es lo mismo, del culo de hierro. Esa idea que todos tenemos alguna vez en la vida de coger la moto, el dinero ahorrado (en el mejor de los casos) y todas la vacaciones que tenemos por delante, sin otra idea que rodar y rodar hasta que se agote el dinero, el tiempo o las ganas. Y como cada vez son los valientes que se aventuran a vivir experiencias de este tipo quisimos hablar con alguien que lo ha hecho con tanta determinación como inconsciencia.

 

  • “El viaje en moto es una experiencia personal en la que descubres que eres capaz de hacer cosas que nunca creerías”.
  • “La moto es el medio perfecto para viajar, empapándote de los paisajes que no verías desde un avión y mezclándote con la auténtica cultura popular de cada país”.
  • “No creo que vuelva a tener nunca una vida sedentaria, me gustaría seguir eternamente en ruta, buscando la forma de ser autosuficiente”.

 

Gabriel Vissio es en argentino de Mendoza que hace ya más de 6 años tomó una decisión que a muchos nos gustaría tomar pero que nunca haremos; dar un giro a nuestras vidas, dejarlo todo, y salir de nuestra zona de confort para dar la vuelta al mundo en moto. Y lo hizo de una forma muy valiente “ni siquiera tenía moto”, con los pocos dólares que tenía ahorrados y una gran dosis de desvergüenza. La moto se la vendió un amigo “que hasta me regaló el casco” y la determinación absoluta fue le lanzó a esta aventura en la que ya lleva recorridos 15.000 kilómetros a lo largo de casi 60 países de todo el mundo. Para ello lleva seis años y medio a lomos de su inseparable Yamaha YBR 125, “una moto fiable y económica, hago más de 500 kms con un solo depósito”.

 

Antes de lanzarse a la aventura, este mendocino vivió fuera de su tierra natal; en Lanzarote, en Italia, en Londres y en otros países de Sudamérica. El AND de trotamundos ya bullía en su interior antes de tomar la decisión. “Acabo de tomar un decisión, voy a dar la vuelta al mundo en moto”, dijo. Pasó muy poco tiempo antes de que pusiera rumbo norte para llegas hasta Alaska recorriendo todo el continente americano. Desde allí hasta Alemania, donde empezó el periplo europeo que aún tiene a medias: “Me faltan los países del este de Europa”. Y después Asia y África, aunque aún no he decidido el orden”, aseguraba.

 

 

“Viajar con el seguro de un buen patrocinador o con un colchón económico no es tan difícil. Cualquiera puede hacerlo. Lo complicado es buscarse la vida o ponerte a trabajar para ahorrar algo y seguir el camino”, confesaba ante los presentes reunidos en Trastero 16, un local que siempre está abierto a los apasionados por las motos y que sirvió de lugar de encuentro para este primer Coloquio de ADN Original. “He aprendido a confiar en mí mismo más de lo que lo hacía, pero sobre todo a abordar los problemas de forma positiva, confiando en los demás muchísimo más de lo que lo hacía, y a comprender el incalculable valor de lo esencial y el escaso de lo supérfluo”.

 

El mérito de Gabriel es doble. Además de aventurarse por el mundo con una moto de 10CV, lo hace sin recursos. Sin ningún recurso más que la elaboración de su propia artesanía, con la que compra o intercambia servicios. Ese ha sido, según nos contó, su mayor hándicap, aunque es un inconveniente que va resolviendo sobre la marcha porque "el equipaje se acomoda en el camino".

 

El encuentro también para mortar el renovado diseño de la web ADN Original, en la que ha acambia el entorno gráfico y se han incluido nuevas secciones que tienen que quer con todo ese universo que gira en torno a la Cultura de La Moto.

¿Sabías qué?

Rodamos a merced del viento, del frio y la lluvia, una decisión que tiene que tener forzosamente un matiz de locura... ¡Bendita locura!