Classic Madrid, una visita obligada para los amantes de los clásicos

Cultural / hace 148 dias

Fili Leal, uno de los coleccionistas de motos de más prestigio en Canarias, estuvo recientemente en la edición 2020 de Classic Madrid y ha querido compartir su experiencia con los seguidores de Canariasenmoto y ADN Original. Classic Madrid, que se ha convertido en la gran feria del vehículo histórico de nuestro país, contó en esta ocasión con 35.000m2 de exposición y la presencia de más de 250 expositores de todos los rincones de España y de Europa.

 

Madrid sigue siendo uno de los mejores destinos del mundo en los que perderse durante par de días, o incluso mejor, durante el puente de carnavales que tan a mano tenemos los canarios, y como prueba de ello la oferta cultural y de exposiciones que ofrece. Por esa razón que año tras año hago lo posible por acudir a la Feria del Motor Clásico de la Villa de Madrid el penúltimo fin de semana de febrero; que en esta ocasión coincidía, además, con el puente de carnaval.

 

El fin de semana del 21 al 23 de febrero tuvo lugar la esperada cita anual del mundo del motor clásico en la Villa de Madrid. Classic Madrid 2020, heredera de la conocida y consolidada ClassicAuto Madrid,tomaba el testigo del encuentro anual como referente del mundo del motor clásico a nivel nacional.

 

 

Un evento mixto, de las dos y las cuatro ruedas, que como todos los años ha sabido aglutinar, en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid,un sinfín de muestras del patrimonio cultural que conformala realidad del motor clásico. 

 

En el apartado de automóviles, más de un centenar de coches de ensueño, con un buen número de singularidades que iban desde los ostentosos y exagerados automóviles americanos de los años 50-70 hasta las más exclusivas piezas de colección de origen europeo.

 

 

En la sección del automóvil de competición se conmemoró el 30 aniversario del campeonato del mundo de rallyes de nuestro querido y admirado Carlos Sainz, exponiendo el Toyota Celica FT Four ST165 con el que se hiciera con el título en 1990.Su aparición estelar (la del propio Carlos Sainz) el sábado, durante la mañana, fue sin lugar a dudas uno de los momentos a destacar del evento, atrayendo a un gran número de público.

 

En lo que respecta a las dos ruedas, la muestra respondió, con mucho, a nuestras expectativas. Junto al acostumbrado gran nivel de la exposición y venta de motocicletas clásicas y repuestos de origen nacional, se dio cita una buena representación de marcas de prácticamente cualquier lugar del mundo. Destacar entre ellas la gran calidad de las motocicletas de fabricación nacional expuestas y los numerosos vendedores de repuestos especializados. Al igual que con las cuatro ruedas, las fotos que tomamos son testigo del agradable ambiente que se respiraba, tanto a nivel de exposición, como de la compra-venta de repuestos y accesorios.

 

 

Digna de mención la exposición conmemorativa del 75 aniversario de la marca Montesa que contó con una muestra de buena parte de sus modelos más emblemáticos; entre ellos:Enduro H6, Cappra, Crono, Texas, Brío, Impala, King Scorpion y Cota.

 

Y es que ClassicMadrid 2020 ofreció una vez más una perfecta muestra de lo que se espera de una Feria del Motor Clásico. Así, a lo largo de sus casi 20.000 metros cuadrados, en las tres plantas que conforman el recinto, se mezclaban la exposición de vehículos propiamente dicha con el mercado de repuestos y accesorios en general, de las dos y cuatro ruedas. A esto se sumaban un buen número de stands de librerías especializadas en el mundo del motor y otros tantos de restauradores y proveedores de productos de restauración. Además, como en otras ocasiones no faltóa la cita una variada muestra de maquetas y miniaturas que atrajeron la atención de un buen número de coleccionistas. Como complemento indispensable a todo lo anterior, al menos un par de lugares por planta, muy agradables, en los que descansar, y por unos pocos euros, mandarse un buen bocadillo de jamón ibérico con el que retomar las fuerzas para seguir disfrutando de la muestra.

 

 

En resumen, que tanto el evento como la propia Madrid cumplieron con creces con nuestras expectativas ymolidos como centenos y cargados como mulas, y porque no decirlo con el permiso de la calima por entonces reinaba en nuestras islas, que nos volvimos a Gran Canaria el martes de carnaval, poniendo así fin a una agotadora aventura de fin de puente de carnaval, que, desde luego, les recomiendo. 

 

Filiberto Leal, para Canariasenmoto.com

¿Sabías qué?

Los tatuajes identifican a muchos moteros con su marca o con su sana pretensión de ser diferente.