60 años de historia de Bultaco, homenajeados en el Viejas Glorias

Cultural / hace 43 dias

El Viejas Glorias 2018 contará con la presencia de Juan Bultó y los Hermanos Romero

 

Los sesenta años del sueño que arrancara Don Paco Bultó, siguen tan perennes, que se nos antoja, celebraciones de la continuidad del mito. El dedo pulgar en alto, llenó los boxes de la velocidad y los parques cerrados de Trial, Motocross y Todo Terreno en la época dorada y de aquellas secuencias del pasado, una pasión ilimitada de amor por la competición que colocó multitud de títulos en las vitrinas más legendarias.

 

Pocas marcas representan mejor el espíritu activo de su creador, las evoluciones técnicas en cada concepto. Visionario y mentor. Bultaco se ha ganado a pulso su reconocimiento mundial y su inconfundible sello de identidad, le confieren dicho honor

 

Viejas Glorias Canarias, sensible con las páginas que han escrito el deporte del motociclismo en letras doradas, trae a escena los personajes que elaboraron y avalan su historia, los Hermanos Romero. Sibaritas del universo de la marca, gurús de los secretos mejor guardados de la pasión por las mecánicas Bultaco, mecánicos y preparadores de las míticas TSS, recibirán el reconocimiento de nuestra afición Viejas Glorias. Nos contarán sus historias y compartirán nuestra fiesta.

 

 

A ellos se une el hombre de la casa, el del honor y la continuidad de los éxitos Bultaco. Juan Bultó "Canito", el hijo de D. Paco Bultó. El chaval que corría por la fábrica de San Adriá de Besós, imitando los campeones de la época. Hoy vuelve por la puerta grande del mito. La resurrección de la leyenda. Campeón del AHRMA Campeonato americano de clásicas  con sus TSS remozadas. Allí, en las américas, Bultaco creó escuela y hoy exhibe continuidad entre pasiones de Viejas Glorias clásicos

 

El dedo rampante, sigue inyectando pasión, revolución y competición. Como dijera D. Paco Bultó.  (Con parte de su apellido y el seudónimo D. Paco, apareció el nombre de esta leyenda Bult-aco)

 

Recibirán nuestro sencillo reconocimiento Viejas Glorias, el afecto y amor a una marca que nos hizo ver el motociclismo como sueños posibles, en tiempos de juventud.

 

¿Sabías qué?

Los auténticos moteros cabalgan sobre sus propios hierros, creados a su gusto, como una extensión de su personalidad.