BMW NineT Scrambler, un parto ocho meses en el taller JvB-Moto

El especialista alemán de JvB-Moto tiene la fama de desarrollar a conciencia sus proyectos. Todas sus creaciones destilan unas líneas de diseño elegantes e impolutas, debido en parte a que Jens vom Brauck se toma el tiempo que sea necesario para ordenar los proyectos en su cabeza antes de entrar en materia.

 

Uno de sus últimos y elegantes trabajos ha sido el encargado por la propia marca BMW Motorrad sobre la base de BMW R nineT Scrambler. Vom Brauck ha tardado esta vez ocho meses en ordenar todas las ideas de su cabeza, a la vista está que a la firma bávara le ha salido bien el tema de la espera.

 

La transformación de la BMW Nine T Scrambler de JvB-Moto ha dado como resultado una unidad distinta a lo que acostumbramos a ver. Bien diferente, a esta scrambler se le ha sometido a un severo adelgazamiento sobre todo en su volumen. Su diseño elegante sólo puede calificarse de minimalista. Ese era el concepto principal de vom Brauck: una moto pequeña con un motor muy grande.

 

La NineT Scrambler de JvB ha sido la primera colaboración con la casa madre y ha contado con total libertad de movimientos. Ola Stenegärd, el jefazo de diseño de vehículos de la marca comentaba que “Jens remodeló la Scrambler completamente de acuerdo con sus propias concepciones de diseño, consiguiendo un aspecto totalmente nuevo”, una extraplana y agresiva BMW R Ninet Scrambler con una libre interpretación de los colores de guerra de la marca.

 

Todo el diseño extraplano pasaba por adelgazar la moto al máximo, para ello se ha rediseñado el tanque de combustible y se han sustituido las poco agraciadas tomas de aire del airbox del modelo de serie por otras más finas, para cuadrar bien el conjunto, pero sin modificar el airbox, ya que esto hubiese supuesto no poder homologar y legalizar la moto en Alemania.

 

 

Como concesión a la estética, el depósito se reduce a 10 litros.

 

Por otro lado, se ha modificado el subchasis para poder dotarla de un asiento único del que sale una pequeña pieza en aluminio a modo de guardabarros alto y que incorpora una nueva luz trasera LED, unos pequeños y discretos intermitentes y el soporte de la matrícula.

 

La unión entre la parte trasera y ese depósito de aluminio, ahora mucho más estrecho y seis centímetros más corto es lo que le da a esta scrambler esa línea minimalista y esa nueva posición de ataque, ya que el piloto ha de sentarse mucho más arriba que en una NineT de serie.

 

La estética, aunque bien trabaja, de todas formas tiene su precio. Nunca sale gratis, y por ello, aunque esta BMW NineT Scrambler pesa a hora 196 kg (24 kilogramos menos que la de serie) su tanque ahora solo puede albergar 10 Litros de combustible, por lo que su autonomía ha quedado bastante comprometida al perder 7 litros de capacidad.

 

Respecto a la parte mecánica, vom Brauck no ha tocado el motor. Para él no tenía mucho sentido meterse el modificar un “propulsor que va bastante bien”. Recordemos que el bóxer de BMW cubica 1.170 cc y arroja una potencia de 110 cv que da sobre todo en bajos, cifras del todo convincentes para una scrambler.

 

Los cambios que afectan un poco a la propia dinámica, o a la estética, de la moto son otros: reubicación del módulo de ABS, un colector de escape reelaborado para el silencioso Akrapovic que monta, ahora anclado en el soporte para las estriberas del pasajero, ruedas de fibra de carbono que contribuyen a bajar peso y para añadir volumen visual, y que montan unos brutos neumáticos de tacos Continental TKC80.

 

Respecto a la limpia parte delantera, aparte del nuevo faro fabricado íntegramente por vom Brauck, mantiene el velocímetro de serie, y poniendo la mirada detenidamente en el manillar vemos unos discretos intermitentes de LED ubicados justo debajo de las manetas. Es un concepto más moderno de las scrambler que últimamente acostumbramos a ver, “una mezcla de diseño funcional y vieja escuela pero sin caer de nuevo en lo retro”.

 

En cualquier caso con solo mirar cómo le ha quedado la BMW NineT Scrambler te entran ganas de hacerle esos diez justos litros en una salida alegre, total es un paseo, eso sí, en una posición que invita a divertirte mucho más, y mejor si es por tierra.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN